USO DE AROMATERAPIA COMO MÉTODO DE RELAJACIÓN EN CANINOS CON ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

El uso de aceites naturales extraídos de diferentes especies vegetales y su uso en salud canina

La aromaterapia es una disciplina que utiliza aceites esenciales extraídos de distintas partes de los vegetales, como hojas, raíces, tallos, flores o frutas, entre otras. Estos aceites no sólo tienen efecto relajante, sino que además son bactericidas, viricidas, broncodilatadores, antipruriginosos, antiinflamatorios, analgésicos, estimulantes y balanceadores hormonales. Sus propiedades terapéuticas dependen del tipo de planta de la cual se extraen.1 En los seres humanos, se los usa para tratar distintas enfermedades desde hace más de 4500 años. Incluso, en Francia, ciertos tratamientos con aceites esenciales ya son cubiertos por los seguros médicos. En hospitales británicos, se los emplea para combatir cepas resistentes de bacterias y, en la prestigiosa Clínica Mayo de Estados Unidos, son utilizados por desta cados oncólogos como tratamiento complementario.2 En los últimos 90 años, su uso se ha extendido a los animales de compañía y, en Europa, la aromaterapia se dicta como cátedra en escuelas de medicina veterinaria.2 En América del Norte existen líneas de aromaterapia desarrolladas especialmente para animales, y esta tendencia se está extendiendo a Sudamérica. Los dueños de mascotas han aumentado la demanda de productos naturales impulsados, entre otras razones, por la búsqueda de tratamientos que no tengan efectos secundarios en sus compañeros de vida.3 La aromaterapia actúa en los animales en 3 niveles: físico, emocional y condicional. Se pueden usar olores agradables y calmantes para promover ciertas actitudes positivas en las mascotas, como entrenamientos. También se pueden utilizar olores desagradables o más intensos a modo de repelentes o para inhibir una con ducta indeseable.4 La ansiedad por separación es una alteración conductual que se presenta en aproximadamente el 15% de los caninos. Aparece cuando éstos no tienen acceso a su dueño y se manifiesta mediante destrucción de objetos, ladridos, gemidos y/o pérdida del control vo luntario de la micción o defecación.5, 6 Este problema afecta a perros de todas las edades, e incluso adultos que toda su vida han tenido una conducta normal pueden desarrollar estos síntomas sin causa aparente.7 Por esta razón, es de gran interés la búsqueda de terapias nuevas y seguras para ayudar a estos animales y sus amos. El aceite esencial de lavanda (Lavanda officinalis), planta originaria de la región mediterránea, es de color transparente y olor suave. Posee varias cualidades, entre las cuales las más conocidas son sus efectos antálgico, antiespasmódico, descontracturante y desinflamatorio suave. Su propiedad sedativa fue la de interés en

este estudio, llevado a cabo con los objetivos de impulsar en Sudamérica el desarrollo de la aromaterapia en animales y probar de una manera científica y segura su uso en caninos con ansiedad por separación.8

Materiales y método

Para la realización de este estudio se utilizaron 60 caninos de ambos sexos y distintas razas, que pesaban entre 2 y 10 kg y cuyas edades oscilaban entre 6 meses y 11 años. Todos exhibían uno o varios de los siguientes signos cuando se quedaban solos o no tenían acceso a sus dueños: vocalización excesiva con ladridos y/o gemidos, pérdida del control voluntario de la conducta de eliminación, y aumento de la actividad con destrucción de artículos de la casa. Se consideró que la mascota padecía ansiedad por separación si había presentado al menos una de estas conductas,9 por unperíodo de más de 1 mes.

Se crearon 2 grupos, cada uno integrado por 30 individuos. A los dueños de los perros del grupo A (control) se les dio una botella de vidrio ámbar de 30 ml con aerosol que contenía aceite vehicular de almendra (Prunus dulcis). A los propietarios de los animales del grupo B (experimental) se les dio una botella semejante con aceite vehicular de almendra dulce (Prunusdulcis) más aceite esencial de lavanda (Lavanda officinalis) a una concentración del 4%.3 En ambos casos, se les indicó que administraran la solución en forma de 3 aplicaciones (puff ) en el pecho de sus perros, 2 veces al día, con un masaje de 5 minutos, durante un período de 2 meses. Todos los dueños desconocían lo que les aplicarían a sus mascotas. Al término de este tiempo, se les entregó una encuesta. La encuesta tenía 4 preguntas: la primera referida a si notó algún cambio en la conducta de la mascota; la segunda acerca de cuántos días transcurrieron antes de que notara el cambio; la tercera respecto de si la actitud indeseable había desaparecido por completo o disminuido; y la cuarta referida a si la aplicación de la mezcla produjo alguna reacción cutánea (por ej., alergia) o malestar en el perro. Los datos obtenidos se resumieron numéricamente

como porcentajes y promedios.

Resultados y discusión

Todos los dueños de los 30 perros del grupo control (100%) contestaron que no habían observado ningún efecto en el comportamiento de sus mascotas con la aplicación del aceite durante el período de 2 meses. Al mismo tiempo, ninguno manifestó la presentación de reacción alérgica o malestar. Entre los propietarios de los 30 perros del grupo experimental, 22 (73,33%) contestaron que sí notaron cambios en la conducta de sus mascotas, mientras que 8 (26,67%) no observaron ninguna mejoría, sin que se registraran diferencias por sexo. Esto concuerda con lo descrito por Grosjean.10 En cambio, sí se evidenciaron diferencias raciales: el cambió de conducta fue advertido por el 100% de los dueños de perros de raza Yorkshire incluidos en el estudio, mientras que en el resto de las razas fue variable. Aunque no existen estudios en particular sobre dicha raza, se puede pensar que por estar entre los perros con menor peso la concentración de la aromaterapia fue mayor en ellos. El tiempo transcurrido antes de que los propietarios notaran el efecto de la aromaterapia en sus mascotas fue de entre 1 y 5 días, con un promedio de 2,18 días. Esto, como manifiesta Galleguillos,2 se debe a que la lavanda entra rápidamente en el cuerpo. Hay estudios que sostienen que, apenas después de 4 minutos de contacto, este aceite ya puede estar en la sangre. A ello hay que sumarle el tremendo poder olfativo de los caninos, 500 veces superior al del ser humano.11 Los perros tienen mayor número de receptores olfatorios y una cantidad 10 veces mayor de cilios en cada célula, los cuales son los encargados de que las moléculas entren por la nariz hasta el bulbo olfatorio y se trasmitan a todo el sistema nervioso liberando distintos neurotransmisores.12 Entre los 22 propietarios que manifestaron que la aromaterapia había tenido efecto en sus mascotas,

13 contestaron que la conducta indeseable había desaparecido totalmente, es decir un 59,09%, y 9 respondieron que había disminuido en cuanto a su intensidad, o sea 40,91%. Sin embargo, si se considera al total de los 30 caninos del grupo experimental, los porcentajes de desaparición y disminución de la conducta indeseable bajan al 43,33 y 30%, respectivamente. Estas cifras se asemejan a las comentadas por Fabrocini, pero respecto de seres humanos.13 Sólo una mascota presentó malestar después de la aplicación, según refirió su dueño. Esto significa que el 96,67% de los caninos no mostraron ningún tipo de alergia ni incomodidad después de la administración de la mezcla. Para evitar los posibles efectos nocivos de los pesticidas en las mascotas,3 se utilizó lavanda de calidad orgánica, además de frascos de vidrio opaco para que la luz no inactivara ni alterara la aromaterapia.14

Conclusiones

El uso de la aromaterapia de lavanda (Lavanda officinalis) como método de relajación en los caninos con ansiedad por separación demostró ser efectivo y seguro. En más del 70% de los pacientes, los síntomas desaparecieron o disminuyeron. Para ver mayores efectos en los caninos que no presentaron cambios positivos en su conducta, en un futuro estudio, se podrían utilizar otros aceites esenciales, solos o mezclados, que se potencien en su conjunto y logren el resultado deseado. Este trabajo implica un nuevo desafío y abre una línea de investigación en medicina veterinaria, como respuesta a los miles de

propietarios que buscan una solución para los problemas conductuales, sin efectos negativos en sus perros. Asimismo, se debe probar en otras especies y en pacientes con otras patologías.


Referencias

  1. Ingraham, C. The Animal Aromatics Workbook. Caroline Ingraham Published, 2006, p.80-160.

  2. Galleguillos, Sylvia. Apuntes de clases: Diplomado de Aromaterapia, 2010.

  3. Ibañez, Paula. Aromaterapia en animales. Revista Mevepa, 2010, v23 nº 5 (108): p.10-13.

  4. Franchome. L´aromathérapie exactement. Editions Roger Jollies, 2001, p.200-417.

  5. Heiblum, Moisés. Etiología clínica: ansiedad por separación. 2010. En: www.portaldog.com.ar/etiologia/ansiedad-por-separacion.htm. Acceso 01/03/11.

  6. Askew, R.H. Tratamiento de los Problemas de Comportamiento en Perros y Gatos. 2da edición. Editorial Inter-Médica, 2005, p.200-345.

  7. Rodríguez, Carlos. El encantador de perros: vida en sociedad. Aguilar, 2006, p.10-20.

  8. Bowles, Joy. The Chemistry of AromatherapeuticOils. Griffin Press, 2003, p.3-159.

  9. Millán, César (2010). Ansiedad por separación. 2010. En: www.encantadordeperros.es/perros-obsesivos/ansiedad-por-separacion.html. Acceso05/12/10.

  10. Grosjean, Nelly. Veterinary Aromatherapy. C.W. Daniel Company, 1994, p.10-85.

  11. Jaramillo, Diego. Olfato canino. Cartelera Veterinaria, Colombia, 2007, p.1-12.

  12. Catty, Suzanne. Hydrosols: The Next Aromatherapy. Healing Arts Press, 2001, p.1-45.

  13. Fabrocini, Chiara. Cómo Curarse con la Aromaterapia. Editorial de Vecchi, 2000, p.4-16.

  14. Lawless, Julia. The Illustrated Encyclopedia of Essential Oils. The Complete Guide to the Use of Oils in Aromatherapy and Herbalism. Element Book Limited, 1995, p.8-37.

103 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo